20
ARTÍCULO ORIGINAL
Rev Psicol Hered. 2020; 13(1): 20-31
1
Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima, Perú.
2
Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo. Lambayeque, Perú.
Valoración de las competencias digitales en
docentes universitarios
Value of digital competences in university professors
Jamine Pozú-Franco
1
, Fiorela Anaí Fernández-Otoya
2
, Liliana Muñoz- Guevara
1
RESUMEN
El objetivo fue determinar el valor de las competencias digitales en 32 profesionales que ejercen docencia en una
universidad privada de Lima. La metodología utilizada fue descriptiva y de carácter cuantitativo. Los datos fueron
obtenidos mediante el Cuestionario Competencias Digitales, el cual se estructuró en cinco factores: alfabetización
tecnológica, acceso y uso de la información, comunicación y colaboración, ciudadanía digital y creatividad e
innovación. Los resultados revelaron que más de la mitad de los docentes valoraron como importantes o muy
importantes todas las competencias evaluadas. Además 28 de las 43 competencias evaluadas fueron consideradas
como muy importantes por la mitad o más de los docentes. Se concluye que la educación superior enfrenta como
uno de sus más importantes desafíos la incorporación de los recursos tecnológicos al proceso E-A y la preparación
de los docentes en el uso de dichos recursos.
PALABRAS CLAVE: competencias digitales, alfabetización digital, tecnología educacional, TIC, enseñanza
superior
SUMMARY
The objective was to determine the value of digital skills in 32 professionals who teach in a private university
in Lima. The methodology used was descriptive and quantitative in nature. The data were obtained through the
Digital Competences Questionnaire, which was structured in ve factors: technological literacy, access and use of
information, communication and collaboration, digital citizenship, and creativity and innovation. The main results
revealed that more than half of participants valued as important or very important all of the competences assessed.
Furthermore, 28 out from the 43 competences assessed were valued as very important by half or more than half
of participants. It is concluded that higher education has as one of its more important challenges incorporating
technological resources in the teaching-learning process and training of faculty in the use of that technology.
KEY WORDS: digital skills, digital literacy, educational technology, ICT, higher education
INTRODUCCIÓN
El creciente adelanto tecnológico viene originando
trascendentales cambios en todos los sectores sociales,
concretamente, en el sector educativo; donde se ha
planteado la necesidad de incorporar la tecnología
en la práctica pedagógica. Por ello, es esencial que
todos los docentes posean competencias tecnológicas
indispensables para incorporar sus conocimientos
y habilidades en el proceso Enseñanza Aprendizaje
(PEA).
Usar la tecnología es una práctica diaria en los
profesionales que ejercen la docencia universitaria
dado que los recursos y materiales digitales permiten
complementar su metodología de enseñanza. Este
escenario destaca la notabilidad de las competencias
digitales en la educación (Marciales et al., 2015). No
Rev Psicol Hered. 2020; 13(1): 20-31
DOI: https://doi.org/10.20453/rph.v13i1.3850
21
ARTÍCULO ORIGINAL
Pozú-Franco J. y col.
Valoración de las competencias digitales en docentes universitarios
Rev Psicol Hered. 2020; 13(1): 20-31
La competencia es una facultad del ser humano
para combinar una serie de capacidades y alcanzar una
meta especíca en un contexto concreto, procediendo
de forma oportuna y con signicado moralista
(Ministerio de Educación [MINEDU], 2016). En ese
sentido, alguien es competente cuando comprende la
situación a afrontar; evalúa los medios (conocimientos
y habilidades) que tiene a su disposición para
resolverla, seleccionando los más pertinentes a la
situación, para luego tomar decisiones y ejecutarlas;
de allí el dicho: una competencia se maniesta en
la acción. Las competencias pueden ser adquiridas,
transmitidas, aprendidas, enseñadas y desarrolladas a
lo largo de toda la vida. Su adquisición dependerá, en
gran medida, del esfuerzo de cada persona.
El Consejo y Parlamento Europeo, durante el año
2006, adoptó por primera vez un antecedente que dene
e identica las competencias clave para la formación
permanente, realización personal, ciudadanía activa e
inclusión social (Comunidades Europeas, 2007). Estas
competencias fueron: Comunicación en la lengua
materna, Comunicación en lenguas extranjeras,
Competencia matemática y competencias básicas en
ciencia y tecnología, Competencia digital, Aprender
a aprender, Competencias sociales y cívicas, Sentido
de la iniciativa y espíritu de empresa y Conciencia y
expresión culturales.
Es así que, desde el 2007, la competencia digital
es considerada como una de las ocho competencias
clave para el aprendizaje permanente, trabajo, ocio y
comunicación. Ser competente digitalmente consiste
en usar los ordenadores para adquirir, valorar, acopiar,
crear, exponer e intercambiar información para
informar e interactuar en redes colaborativas. Esto
supone usar de manera segura y crítica las tecnologías,
siendo indispensable conocer y comprender el carácter,
función y oportunidades que ofrece la tecnología en
escenarios habituales de la vida personal, profesional
y social (Comunidades Europeas, 2007).
Diversos autores reeren que un buen docente
universitario se identica por ser competente
digitalmente (Zabalza, 2007); es decir, por dominar
las tecnologías de información y comunicación
(TIC) en diferentes contextos, saber cómo utilizarlas
y apropiarse de ellas (Ferrari, 2012). Dominar una
herramienta requiere conocerla para posteriormente
usarla. En este proceso de aprendizaje se investigan
diferentes aspectos como conocer cómo funciona,
considerando la posibilidad de la ayuda de otros que
están más familiarizados con ella.
obstante, existe una brecha entre las herramientas
tecnológicas disponibles en las aulas y el uso educativo
que los docentes puedan darles (Instefjord, 2014).
Esto, como consecuencia de la ausencia de estímulos
adecuados para su uso en la enseñanza, falta de
evidencia basada en la investigación para informar la
manera de incorporarla en el PEA (Organización para
la Cooperación y Desarrollo Económicos [OCDE],
2008) o a causa de la brecha digital (Montero et al.,
2019).
Los desafíos del siglo XXI plantearon la necesidad
de un nuevo enfoque en el PEA, cimentado en
los principios de excelencia, calidad y pertinencia
(Ander-Egg, 2005). Es así que el sistema educativo
universitario acogió del mundo laboral el término
competencia para referirse a la cualidad del docente
universitario y como elemento transversal para la
formación de las personas. De allí que una educación
basada en competencias responde a una educación de
calidad, sustentada en la trasformación de los perles
profesionales, que pretende brindar las mismas
oportunidades para toda la sociedad (Tobón, 2016).
Dialogar sobre competencias en educación es
remitirse a una perspectiva educativa transformadora.
No obstante, muchas universidades forman estudiantes
para una sociedad industrial, y no para la sociedad
actual. Es así que existen referentes internacionales
(Acuerdo de Bolonia, el Proyecto Tuning, entre
otros) y experiencias universitarias donde se aplica
con éxito el enfoque por competencias. Así, existen
universidades que vienen implementando este enfoque
cuyos resultados han sido favorables, conllevando un
rediseño de los planes de estudio, en las metodologías
y formas de evaluar.
En la formación de profesionales no existe un
único concepto sobre competencia. Así, el Consejo
y Parlamento Europeo, en el 2006, la denió como
la unión de conocimientos, capacidades y actitudes
contextualizados. Mientras que la Comisión Europea
(2008) la dene como la capacidad de emplear
las consecuencias del aprendizaje en un contexto
explícito. Además, señala que la competencia no
se limita a componentes cognitivos (concepto,
teoría, o conocimiento implícito), sino que también
comprende elementos funcionales (destrezas
técnicas), propiedades interpersonales (destrezas
sociales y de organización) y valores moralistas; es
decir, una competencia se compone de conocimientos,
habilidades y actitudes.
22
ARTÍCULO ORIGINAL
Pozú-Franco J. y col.
Valoración de las competencias digitales en docentes universitarios
Rev Psicol Hered. 2020; 13(1): 20-31
Ante ello, surge la necesidad de investigar cómo
valoran los docentes universitarios los diversos
factores de la competencia digital, cuál es el factor más
valorado y qué desempeño es mejor valorado en cada
factor. Los factores a ser considerados son los cinco
propuestos por Mengual y Roig (2012): alfabetización
tecnológica, acceso y uso de la información,
comunicación y colaboración, ciudadanía digital y
creatividad e innovación. Por tanto, este estudio tuvo
como objetivo determinar la valoración que tienen los
docentes universitarios de una universidad de Lima
sobre las competencias digitales a partir de factores
que reconocen el uso de tecnologías en un entorno
universitario y de cómo se apropian de ellas para
aplicarlas como herramientas pedagógicas.
MÉTODOS
La población estuvo conformada por 48
profesionales que ejercen docencia en una universidad
particular de Lima en la modalidad presencial,
semipresencial y virtual. La muestra de 32 docentes
universitarios, de ambos sexos, fue seleccionada de
manera no aleatoria, por conveniencia. Se consideraron
como criterios de inclusión que todos los docentes
trabajen en la universidad seleccionada, que tengan
una computadora o laptop y que acepten libremente
participar en el estudio (consentimiento informado).
Para recoger la información de los docentes,
se empleó el cuestionario Competencias Digitales,
adaptado de Mengual (2011), que evalúa el nivel de
importancia que los docentes universitarios le asignan
a las competencias indicadas en los 43 ítems, cuyas
respuestas fueron valoradas mediante una escala tipo
Likert con las alternativas: nada importante, poco
importante, más o menos importante, importante y
muy importante. El cuestionario estuvo estructurado
como se explica a continuación:
Título y presentación del instrumento.
1. Datos personales respecto al uso de las TIC. Se
elaboraron siete preguntas que permiten denir
la muestra (disposición de computadora y acceso
a internet, número de horas de uso del ordenador,
formación en el uso y manejo del ordenador,
cantidad de horas recibidas de capacitación sobre el
uso de las TIC, total de años utilizando
computadoras, el uso que se le da a la tecnología
con miras a contribuir en el perfeccionamiento de
la calidad profesional y el grado de integración de
las TIC en la asignatura que enseña).
2. Batería de ítems estructurados en cinco factores:
F1: Alfabetización tecnológica. Consta de 7 ítems
que expresan la valoración sobre los conceptos que
se posee respecto al uso que se le da al ordenador
con sus respectivas aplicaciones en el contexto
laboral.
F2: Acceso y uso de la información. Posee 8
ítems que se reeren a cómo buscar información
selecta, valorando las diferentes fuentes, su origen
y respetando la autoría.
F3: Comunicación y colaboración. Consta de
8 ítems que permiten valorar la forma como se
comunican los docentes en los diferentes entornos
digitales, comparten sus recursos online y se
conectan, colaboran, interactúan y participan con
otros por medio de herramientas digitales.
F4: Ciudadanía digital. Consta de 8 ítems que
expresan la valoración docente respecto a asumir un
compromiso ético y personal para la utilización
legal, segura y responsable de la información
digital y las herramientas TIC en la comunicación
y colaboración digital para el aprendizaje continuo.
F5: Creatividad e innovación. Consta de 12 ítems
que expresan la valoración sobre la incorporación
de las sapiencias en TIC para la práctica pedagógica.
3. Cierre y agradecimiento.
Se inició la investigación propiciando el contacto
con las autoridades de la universidad en la que se
efectuaría el estudio, a n de solicitar la
autorización correspondiente. Una vez aceptada la
solicitud, se seleccionó la muestra mediante
el método no probabilístico por conveniencia.
Los participantes seleccionados recibieron una
explicación sobre el estudio y procedieron a rmar
el consentimiento informado; asimismo, realizaron
las coordinaciones de fecha y lugar para aplicar
el cuestionario de Competencias Digitales. Las
respuestas fueron anónimas. A los participantes se
les indicó verbalmente las instrucciones
recalcándoles la importancia de una repuesta
veraz. Los datos fueron recolectados
individualmente y durante 01 mes durante el año
2017.
Para procesar los datos se recurrió al uso del
SPSS 25. Para medir nivel de importancia de las
competencias digitales de los docentes universitarios
con un total de 43 ítems, se aplicó el criterio de
conabilidad del instrumento por consistencia interna,
mediante el alfa de Cronbach, arrojando un valor de
.975, por lo que se considera que las puntuaciones
obtenidas con el cuestionario son muy conables.