Acta Herediana vol. 62, N° 1, enero 2019 - junio 2019
1
Periodista y escritor de crónicas.
Locos iLustres en eL HospitaL Larco Herrera
Illustrious insanes in the Larco Herrera Hospital
Manuel Zanutelli Rosas
1
E
n el estudio de Javier Mariátegui, Juan
Francisco Valega y la Lima de su tiempo
(1)
,
leemos que los “huéspedes ilustres”
del Hospital Larco Herrera -en distintas
fechas- fueron Martín Adán (escritor y poeta),
el lósofo Francisco García Calderón Rey
(“quien padecía de satiriasis”), Juan José Lora
(poeta), Luis Valle Goicochea (poeta, escritor y
periodista), Domingo Martínez Luján (poeta),
el periodista Jorge Miota; y, los músicos
Alfonso de Silva, Luis Duncker Lavalle y
Roberto Carpio. Todos ellos con sus propias
características y causas de internamiento.
(2)
García Calderón Rey era lósofo y diplomático,
se crió en Londres y París, representó al Perú en
la Liga de las Naciones en los años 1920, 1932
y 1938; fue también ministro plenipotenciario
en Francia en 1930. Raúl Porras Barrenechea
dijo que era de un “temperamento tolerante y
ecuánime”.
La “aguda crisis nerviosa” que atormentó su
vejez se habría presentado también en 1905,
según Luis Alberto Sánchez. Nunca curada
o nunca atendida, García Calderón pagó las
1 Lima, 2000. Fondo Editorial del Congreso del Perú, pág. 88.
2 Psiquiátras y locos 1850-1930. Augusto Ruíz Zevallos. Instituto
Pasado y Presente. Lima, 1994. 156 págs. La versión referida a
los pacientes ilustres está en el anexo.
consecuencias y dejó de existir en el manicomio
el 1° de julio de 1953.
Juan José Lora, chiclayano educado en Trujillo
estuvo vinculado al Grupo Norte; y, en Lima
trabajó en la Biblioteca Nacional. Dejó obra
escrita, como Chiclayo y Con sabor a mamey.
Falleció en 1961.
Domingo Martínez Luján vivió en los Barrios
Altos y asumió el seudónimo literario
de Domingo del Prado (calle de su barrio).
No siempre había sido un descontrolado
trasnochador. Ejerció el periodismo en La
Opinión Nacional y, en Arequipa, en los últimos
años del siglo XIX en La Bolsa. En una entrevista
que le hizo José Carlos Mariátegui el 13 de
setiembre de 1916 en El Tiempo, declaró: “Yo
Francisco García caLderón rey (1883-1953)
Acta Herediana vol. 62, N° 1, enero 2019 - junio 2019
45
estoy solo, enfermo, pobre y triste”. Confesó
que amaba el alcohol porque le tenía miedo a
la soledad.
Hay muchos recuerdos, todos dolorosos en
torno de este personaje. Uno de ellos es el que
apareció en el diario La Crónica del 7 de abril
de 1953, suscrito por José Gálvez, el recordado
autor de Una Lima que se va: “Martínez Luján
no era hombre de café. Iba al Maximiliano al
comienzo del puente, y, luego, según es fama, solía
encaminarse a algún hotelucho de mala muerte de
Abajo el Puente, y haciendo sonar un sol de plata en
el mostrador, frente al cual dormitaba el cuartelero,
decía, con su voz aguda de tiple en decadencia: “un
sol de chinches”, y dormía en el cuartucho hasta
muy entrada la mañana.
En el índice del Registro General del Hospital
Dos de Mayo correspondiente a 1933, se
lee:“Consultorio.- Murió.-Morgue”, sin ningún
dato adicional.
Bohemio fue también Alfonso de Silva (Alfonso
Silva Santisteban). Era chalaco, músico y poeta.
En París se vio obligado a tocar violín en los
restaurantes, pero con mejor suerte después en
boites. Músico de escuela, dominaba el violín
y el piano. Estuvo ligado sentimentalmente a
Alina Lestaunat; falleció en Lima el 7 de mayo
de 1937.
Juan José Lora oLivares (1902-1961)
dominGo martínez LuJán (1875-1933)
Cuando Carpio y Silva se reunían, dejaban
escuchar verdaderos conciertos, con la
tolerancia de las autoridades del hospital:
el manicomio era “una especie de quinta de
reposo y residencia de artistas”.
En el caso de Martín Adán (seudónimo de
Rafael de La Fuente Benavides), fue llevado al
nosocomio con el propósito de protegerlo por
el investigador en cuestiones del idioma Pedro
Benvenutto Murrieta, autor de dos valiosos
libros: Quince plazuelas, una alameda y un
callejón (1932) y El lenguaje peruano (1936). Allí
tendría casa segura y alimentación adecuada y
oportuna.
En los lejanos años de su juventud La Fuente
había sorprendido gratamente con la novela
La casa de cartón (1928), breve libro que fue
prologado por Luis Alberto Sánchez y para el
que José Carlos Mariátegui escribió el colofón.
Una escritora de reconocido prestigio
Mercedes Cabello de Carbonera, fue conducida
al Manicomio del Cercado el 27 de enero de
1900. Era director el médico David Matto.
Su estancia se prolongó durante diez años.
¿Cuál fue la causa de su demencia? Patricio
Ricketts se impuso la tarea de establecer qué
motivó la locura de doña Mercedes y en sus
investigaciones halló la historia clínica: sílis
era la enfermedad que la señora Cabello no
tenía por qué haber padecido. Pero casada
Acta Herediana vol. 62, N° 1, enero 2019 - junio 2019
46
con un libertino pagó las consecuencias de un
matrimonio precipitado y absurdo.
practicaba el espiritismo. En su condición de
masón llegaría a ser Gran Canciller Secretario
del Consejo Supremo Grado 33.
(3)
El “tratamiento” para los enfermos consistía
sobre todo en baños de ducha y tina y cuando
eran pacientes que habían perdido el control
eran encerrados en una especie de jaula de
madera.
También el poeta Luis Valle Goicochea pasó
una temporada en el loquerío de Magdalena
Nueva. Nació en Trujillo en 1911 en el pueblo
de La Soledad, su tierra de la niñez y primera
juventud; radicaría en Lima. Fue autor de Las
canciones de Rinono y Papagil
(4)
; El sábado y la
casa vendría después
(5)
. Expresa como entre la
vigilia y el sueño que “la tristeza camina/por
las calles del pueblo” y a su padre “la voz se
le oscurece” cuando llega la noticia que “Dios
se ha llevado a Rosario”. Toda una tragedia
familiar que lo conmueve y lo hunde en la
desesperanza.
Perteneció a la generación de 1930, con
Martín Adán, con Xavier Abril, con Julio
3 Véase del autor de esta crónica Concordia Universal. Cien años de
historia de una logia (1849-1949). Callao, 1996.
4 Lima. Compañía de Impresiones y Publicidad; 63 páginas en
formato de 18 cms. Potada de Camilo Blas.
5 Lima, 1934. Compañía de Impresiones y Publicidad.
martín adán (1908-1985)
aLFonso de siLva santisteban (1902-1937)
estampiLLa de HomenaJe deL 27/09/1988
Falleció en Lima el 12 de octubre de 1909 en el
hospital de locos situado en los Barrios Altos.
En la medida en que se fue conociendo el
verdadero perl de la escabrosa personalidad
de su esposo, los vínculos sociales de él se
fueron esfumando. Putañero, era conocido en
los burdeles y casas de cita donde posiblemente
contrajo la enfermedad. Como ya le era difícil
residir en Lima, se fue a vivir a Chincha en
1879, según Hermilio Valdizán. Desconocido
en el pueblo, sin relaciones de ninguna índole,
se vio en la urgente necesidad de fundar una
botica para hacer frente a sus gastos de la vida
diaria. El paso del tiempo lo fue acabando; sin
nadie a su lado y completamente solo terminó
su existencia en 1885. Se desconoce dónde está
o estuvo enterrado.
El manicomio de la Magdalena era el nuevo
local; el antiguo, llamado Hospital Civil de
la Misericordia, estuvo en la actual Avenida
Sebastián Lorente (antes, Avenida Huaylas y
Avenida de los Incas). Viejo, muy viejo, había
sido inaugurado el 16 de diciembre de 1859.
En esa casa de salud fue internado Carlos
Paz Soldán (Arequipa 1844-Lima 1926) por
su propia familia y sin estar enfermo. Estuvo
encerrado desde las últimas semanas de 1885
hasta el comienzo de 1886. ¿El motivo? Porque